Sábado, 18 de noviembre de 2017
Presentación
Curriculum
Críticas
Hemeroteca
Publicaciones
Galería de imágenes
Enlaces
Contacto
 
   
LA COCINA DE BENÍTEZ REYES  
 
En la librería Anaquel, catedral pagana para los que nos gusta el olor a libro como a otros el incienso, se ha presentado el libro El ocaso y el Oriente de Felipe Benítez Reyes, colección de artículos de opinión. El maestro de ceremonias, Pedro Roso, con la inteligencia que le caracteriza ha sabido acercarnos a las páginas del libro con el distanciamiento aparente de quien sin avasallar a los posibles lectores, muestra desde un ángulo, como distraído, pero ofreciendo una visión de gran angular del libro que nos ocupa. Son 90 artículos de opinión aparecidos en prensa y con los que el autor retrata este paradójico mundo nuestro siempre caótico y mutante. Aborda los más variados temas: la actualidad, la superchería nacional, el fútbol, el propio lenguaje -políticamente correcto o no-, los libros, el público...
   
He disfrutado con el talento y el dominio del lenguaje. Y mucho –por poner una muestra- con esas brevísimas dos páginas que son Restaurante literario, uno de los más deslumbrantes artículos que siembran el Ocaso y el Oriente. En ellas vemos a un Benítez Reyes enfrascado en la tarea de cocinar y de poner nombre a lo que sabe guisar con solera de trienios, que no es otra cosa que el entramado de tantas lecturas y obras a los que hace un especial homenaje. Vean si no, algunas muestras entresacadas del menú: “Sabrosos higaditos de Faulker al Whisky con pesoítas al oporto”,  eso sin olvidar el “revuelto de Joyce” o las “delicias de ternerita Nabokov”, todo ello regado generosamente con un “Viña Campoamor” o un “Sangre de Unamuno” que lo da la tierra.
 
Porque en la cocina de Benítez Reyes, como en las de los grandes resturantes no falta de nada: hay inteligencia al pil pil que es algo que hace rascar las costras de la envidia a quien lo prueba. Crema de humor ácido con lirismo socarrón. Ironía a la roteña de la actualidad en jugo de sintaxis del chef. Greguerías en su salsa. Crítica desollada a las finas hierbas. Guiño irónico-festivo y deslumbramiento montaraz. Y es que Benítez Reyes tiene mucho de sopa andaluza fría que es como los cursis llaman al gazpacho de nuestra tierra: con su mezcla fresca y directa, sabia y precisa de sabores primordiales que dan un producto complejo, sabroso y nuestro.                         
     
Volver al listado de artículos
 

 

 
© 2007 María Rosal